Archive for Children

Children and community

I love children.  I love babies.  I love youth.

I’ve always been observant of the cultural differences in the value given to children and their place in community.

Where I come from children are part of the community and we are all responsible for loving them, protecting them, caring for them, educating them.  Where I come from (and I’m talking culture, not just geography) it’s okay to talk to a kid you don’t know or make funny faces at the baby in front of you at the checkout line.  You aren’t seen as a threat or a weirdo; just part of community.  And it’s so different from when I experience in Anglo culture.  I hate to resort to a problematic cliche like “it takes a village to raise a child,” but, well, it fits.  It’s okay to be affectionate with kids where I’m from: hugs and kisses are generously offered.  Kids are welcome at parties, no weird separation of adults and kids, no weird tiptoeing and hiding the beers, no perception of children as a burden.  Birthday parties for kids include the adults and are often loud in the best ways with music, drinking, dancing, dominoes, laughter.  And when the kids konk out the adults keep partying.  It’s normal to see a puppy pile of little ones on a designated bed or couch and anyone and everyone checks on them while festivities continue.  The idea of a party for children where adults aren’t welcome, or where they aren’t having a good time but are just hovering over the kids awkwardly is foreign.   Weddings, graduation parties, family bbqs, funerals, life events are all attended by community and community includes kids.  Kids are incorporated into activities and they are just another blessed fact of life.

Once a child enters into the mix the community shifts to welcome them, there are more eyes to watch them, more hands to guide them, more hearts to love them and keep them safe.  If a child is hurt, anyone of us will scoop him up.  If she is unsafe, any one of us will rush to rescue.  If he is bubbling with joy, every heart will smile.  As a member of the community, we all participate in their life.

Interactions with children has always been an area of culture shock for me, especially the walls put up around them that seem to say it’s not okay to love them if they aren’t yours.

I got to do some kitchen table organizing with friends recently and it warmed my heart to be there with three amazing, powerful, fierce women and two of their kids.  See, when women of color get together and there’s  kids in the mix there’s a dynamic that is usually different from anglo culture to me.  There’s a sense of community and freedom and an invitation to love.

As we plotted with a toddler and a three year old around, we were conscious of the kids and comfortable.  We were all at liberty to offer guidance, all entitled to a hug and a kiss, or a bop with a spiderman toy.  It gives me joy to work with a baby on my lap playing with my phone and chuckling his wizened toddler laugh.  It gives me joy to see the whirlwind of three year old energy playing with a butterfly net and a spderman figure around us, or belly laughing when Tita Thea ignores the fact that he’s pretending not to hear her goodbyes and scoops him up for a wiggly squishy hug.  All this while strategizing, planning, sharing dreams, anger, frustration, good food.  Kids weren’t a nuisance or a distraction.  They were part of the process.  They were part of the reason for doing the work.

I love the ways in which women of color so often come to community, how brown babies are passed around to be adored, and how we all care for them.  I love the easy ways in which we embrace their energy and the lack of apologies, no need to justify their presence.

I once taught an adult education course in Washington Heights.  The course was all Latinos and it was held on Saturdays for about 5 hours in a church.  The participants were motivated and invested.  When childcare was an issue I’d teach history with a baby on my lap drooling during our heated discussions.  There were older children who would come as well and they were always given a job, whether it be a five year old erasing the board, or a seven year old talking about something they had learned in school.  And in this learning community, everyone was valuable, the baby with his babas as much as the 60 year old woman sitting attentively in the front.

When I taught a Graduate course that was held on Saturdays I also had a child student, his parents were both there to learn English and the son would play in the halls, wander back in, hang out with me while the class worked, listen to their presentations, draw pictures on the board.  It was never a disruption, and we all accepted and welcomed him into our class.  Come to think of it, every class I’ve taught has been visited by little ones, some more than others, but always welcome.

One day soon(ish) I’ll have my own brown babies and I know they will have so many tios and tias to fuss over them; and primas and primos and to play with;  padrinos and madrinas to spoil them.  Comadres and compadres for me to turn to.  I know that my babies will have a place in community, a community to love them, see them, keep them safe because, well, that’s just how we roll.  And in the meantime, I feel fortunate to have beautiful babies who bless me.

Advertisements

Maltrato a menores y Maltrato a lectores

Bueno, hoy leí el periódico. Advertencia de descarga. No entrar a este blog sin casco protector. **For my monolingual English readers, I considered making this a bilingual post but this is long enough already!**

Primero me encuentro con la portada de uno de los principales periódicos de la isla: El Nuevo Día. Si no viste el periódico hoy, imagínate que noticia merece estar en portada. Quizás la muerte de Jorge Farinacci quien sucumbió al tumor cerebral que batalló por ocho meses. No, pero quizás uno de los casos de los niños maltratados merezca portada, o la amenaza de huelga de la utier. No digo que el despelote del PNP porque ya eso ni lo registro hace años. El desempleo, el abuso fiscal sistemático del gobierno de Puerto Rico al bolsillo de los peleaos que somos la mayoría. No.

En portada hoy: “El difícil mundo de los ‘petites'” y en la portada par de tipos bajitos. No te hablo de condición clínica de salud sino pues, tipos que miden 4’11 o unos 5’2. Esa es la portada. Ya sé que me espera un banquete.

Llegué a la revista, usualmente es una de mis secciones preferidas. Busco la columna de Mayra Montero, escritora que generalmente disfruto. Hoy en realidad quedé más que decepcionada ofendida en tantos niveles que ya mismito explico.

Hoy su intervención llevaba por título “Gloria” y lleva por acápite lo siguiente:
“Hasta que los enseñen a leer, o sea, hasta que los enseñen a ser personas, creo que a estos brutos habría que disuadirlos de otro modo, con otras imágenes y en el lenguaje que ellos de verdad comprenden”

Hay que examinar esto poco a poco. Doña Mayra se refiere a dos sujetos, al hombre quien le disparó a su hijo de dos años, y a un hombre de Mayagüez, que dizque inspirado por ver al primer sujeto en la televisión. Estos y los demás maltratantes son los ‘brutos.’

Hago pausa para aspectos biográficos pues son relevantes. Primero debo confesarme adicta a la lectura y educadora apasionada. Luego debo añadir que como trabajadora social en el estado de Idaho tenía a mi cargo trabajar con casos de maltrato y negligencia de menores, educación familiar y reintegración (o sea cuando devuelven al hogar a niños que han sido removidos por problemas de maltrato y/o negligencia). Además estudio los medios de comunicación, y añado que soy pacifista. Ten en mente estos datos al seguir leyendo pues muestra cuantos niveles ha logrado ofender este articulo.

El que una persona no sepa leer, no lo hace menos persona. Ni lo hace intelectualmente o moralmente inferior. Hace su vida mucho mas difícil en muchos aspectos (no puede leer una receta, no puede leer los rótulos de las calles cuando existen, no pueden anotar una fecha en un calendario…) pero no los haces animales coño. Mi bisabuela (la mamá de crianza de mi madre) era analfabeta funcional. Apenas si leía pero tenía una habilidad legendaria en la familia para los números. En algunas sociedades aun hoy en día, no se practica la escritura. No son ni personas ni culturas inferiores, se trata de una destreza aislada.

Aparte de eso, los maltratantes son tan humanos como tú y como yo. Cualquiera que tenga niños propios o que haya cuidado los ajenos recuerda, si es sincero, en algún momento haber sentido que se le aprieta el puño por voluntad propia y que desea, por un instante, zamparle la bofetá al muchacho. Pero, nos controlamos. Respiramos profundo. Usamos las herramientas a nuestra disposición para recordar que la violencia no es buena.

Si se ha crecido en un ambiente en el cual la violencia ha sido normalizada, porque papi le pegaba a mami, o mami te pegaba a ti; porque tío y papi no se llevaban y en las fiestas de familia se fajaban, porque en el apartamento del lado le pegaron un tiro al que vendía droga, ya la violencia se ve como solución aceptable al problema.

Quede claro que no excuso al maltratante. No existe excusa para quien dispara a un niño (o cualquier ser humano a mi entender). Pero me preocupa lo cómodo que resulta distanciarnos de los hechos al quitarle su humanidad al tipo. Era un cabrón. Si. Pero un cabrón muy humano y muy persona. Si ha leído a Cervantes, a TeVe Guia, o los artículos de una Hustler importa poco. Muchos de los padres y madres maltratantes no saben otra manera de criar. Muchos de los padres y madres maltratantes aman a sus hijos, aunque los maltraten a la vez.

Lo otro que nos distancia de estos sujetos es cuando asumimos que solo los de clase baja maltratan. Eso es en las barriadas na’ más. En los caseríos. En mi urbanización con acceso controlado eso no pasa. Nadie esta inmune. Llegué a intervenir con maltratantes que eran diáconos en su iglesia, con médicos y abogados. Leían muy bien. Pero igual abusaban. No podemos hacerlo ver como solo un problema de la gente de grupo x. Es problema de todos. Y es problema de todos preocuparnos de que existan los recursos y los servicios para ayudar a esos niños sobrevivientes del maltrato, abuso sexual y negligencia. Ayudar a proveer recursos de ayuda para los maltratantes. Ayudar a proveer recursos para las mujeres en situaciones de violencia doméstica.

Si, porque aunque Mayra se pregunta que le vieron las mujeres a esos hombres, de nuevo asumimos mal. Ella declara que “le miraba la cara al tipo que cogió al hijo por el pañal y lo lanzó al suelo, y me preguntaba cómo puede una mujer embarazarse voluntariamente de semejante larva.” Luego dice “Que nadie venga a decirme que eran caballeros y luego cambiaron.” Pues sí Mayra. Hasta cierto punto, si. Ella lo mira en un acto de violencia y con toda la información a la mano. Los maltratantes lucen muy normales si te los encuentras en la calle. El tipo no anda siempre con el cañón afuera. En el trabajo se comporta como cualquier otro tipo. No tiene un tatuaje que lo distinga de los demás hombres. Y muchos de los hombres que maltratan niños también tienden a tener comportamiento violento en sus relaciones de pareja. O sea, violencia doméstica, que no es otra cosa que violencia en el hogar. La violencia conlleva toda una serie de comportamientos y patrones que resultan en la manipulación de la mujer. Es un fenómeno demasiado complejo para reducirlo a un enculpamiento de las madres.

Las imágenes no son un sistema inferior de comunicación como implica Mayra Montero al declarar que como no leen ni razonan “Lo poco que les llega, bastante fragmentado por cierto, les llega a través de las imágenes de la televisión.” Luego pasa a decir que “lo único que interiorizan es que un tipo en la televisión se ha hecho famoso porque acabó con el niño que no era suyo.” En realidad encuentro esa declaración cínica y no creo que ayude en nada al análisis o consideración del serio problema que semejante comportamiento representa. Son vidas humanas.

Finalmente, cierra el articulo con la sugerencia de que “los reciban en la cárcel a la manera tradicional, y que saboreen, por fin, la verdadera gloria.” ¡Por Dios! La violencia que implica esta sugerencia no hace mas que resaltar la culturas en la cual vivimos la cual normaliza e institucionaliza la violencia (¡no voy a hablar del PNP!)

La violencia contra cualquier ser humano es perniciosa. La violencia contra los niños es el síntoma más horrible de la crisis en la cual se encuentra nuestra sociedad. Los periodos de alto estrés son periodos de alto riesgo para los niños. Miren nada mas el estado de nuestra economía, la falta de recursos, la falta de servicios para las familias, la falta de ayuda para personas con problemas de salud mental y/o adicción, la falta de guarderías para emergencias, de hogares de crianza, de apoyo sistemático todo influye en el maltrato a menores.